Abanicos y sombrillas para bodas

23.05.2011
11:10

Por una especie de norma -no establecida- y para disfrutar del buen tiempo la mayoría de las bodas se celebran durante verano, por lo que seguro terminaremos casándonos en un caluroso día, o celebrando el enlace en un jardín, en el campo o frente al mar… Así que, nada mejor para mitigar el calor de nuestros invitados que obsequiarles abanicos y/o sombrillas. Los abanicos son un clásico, no importa en cuántas bodas has recibido uno sino que el que tú obsequies marque la diferencia. Además hoy en día puedes encontrar desde modelos básicos hasta modelos coloristas y originales. De cualquiera de las formas, apuesta por el abanico como detalle de bodas: es clásico, elegante y nunca está demás tener uno… o tener otro. Las sombrillas o parasoles, es el regalo de moda. Son las típicas sombrillas chinas de tela o papel y son perfectas para ceremonias y cócteles celebrados al aire libre, pues resguardarán de los rayos del sol a tus invitados y a la vez darán un toque perfecto a la decoración. Las clásicas son las sombrillas de colores con dibujos pintados a mano, pero también las puedes encontrar unicolor y lisas. En el día de la boda, para presentar los abanicos y sombrillas, puedes optar por colocarlos a la entrada de la ceremonia o recepción dentro de cestas de mimbre o barreños de zinc, para que cada invitado coja una. También puedes dejarlos dispuestos sobre los bancos y sillas antes de la ceremonia. Para adornar los abanicos y sombrillas tan sólo átales una simple lazada de cintas o rafias y cuélgales una pequeña tarjeta (con el nombre de los novios y fecha del enlace) o pasa de cualquier ornamentación.Nos trasladamos hasta el continente asiático para nuestra manualidad de hoy. Concretamente a Japón, donde en el siglo VII se inventó el abanico, un objeto muy útil y a la decorativo que es famoso en muchos países, sobre todo los orientales.Se trata de un trabajo muy sencillo que podéis realizar con vuestros niños, puede servir de adorno o como complemento ideal para un disfraz oriental. Los materiales (baratos y sencillos) son: una cartulina de color, una cinta de tela, pegamento, tijeras y algún elemento decorativo pequeño como purpurina o alguna gema o cristal de plástico.Primero cortamos la cartulina de forma rectangular, y en uno de los laterales (de mayor tamaño) pegamos la cinta de tela, que puede ser de cualquier color o con bordados, nos servirá cualquier resto de algún trabajo que tengamos por casa.Luego dobla la cartulina en forma de abanico o acordeón, es decir, hacia un lado y hacia el otro con unos dos o tres centímetros entre cada doblez. En la parte contraria a la que hemos pegado la cinta de tela, juntaremos los pliegues y los pegaremos con pegamento (mejor líquido) para formar el mango. Si nos ha sobrado un poco de tela, también podéis enrollarla y pegarla para decorar esta parte que sirve para agarrar.Ya solo nos falta añadir un poco de decoración. Para la purpurina, pon pegamento en los pliegues y añade la purpurina por encima, después de esperar un rato soplad para eliminar aquella que no se haya pegado. Solo queda pegar una gema de plástico el mango para que sea un auténtico abanico oriental. Si por el contrario, no queréis añadir nada, antes de hacer los pliegues se pueden pintar sobre la cartulina distintos dibujos típicos como letras chinas o cerezos en flor.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Powered by WordPress and Artsavius Theme